Principio de año: tiempo de reformas

Al contrario de lo que se pueda pensar, las reformas a principios de año son algo habitual y uno de los motivos para ello es la temperatura, especialmente si el lugar a reformar se sitúa en una zona de altas temperaturas en otras épocas del año.

Además de todo esto, planificar una reforma en invierno permite medir la cantidad de luz presente en una vivienda al haber días más nublados y oscuros junto con un anochecer más temprano. De esta manera se puede optimizar cualquier entrada de luz para que entre la máxima posible.
Otra ventaja es la facilidad en la localización de posibles problemas de aislamiento o grietas por los que se cuela el frío.

Finalmente, a la hora de finalizar la reforma ya nos encontraremos en temperaturas más agradables y por lo tanto disfrutar ya de la misma sin estar pendiente de cara a un posible periodo vacacional.

0 0
Feed

Dejar un comentario