Paredes de pizarra para la cocina

Tradicionalmente la pizarra ha estado ligada al ámbito escolar, utilizándose también en tejados para viviendas, especialmente en climas húmedos y fríos. En los últimos años, la pizarra también se ha colado en muchas viviendas españolas como elemento decorativo, sobre todo en las habitaciones de los más pequeños de la casa, quienes dan rienda suelta a su imaginación y creatividad con sus dibujos.

De la misma forma, últimamente también se ha puesto muy de moda poner paredes de pizarra en la cocina, lo que le da un toque vintage e industrial. Se trata de una solución muy fácil y versátil ya que con un trapo húmedo podemos borrar la tiza y volver a pintar después.
La opción más utilizada es focalizar la pizarra en un sector determinado como una pared, una parte de ésta o en una puerta. Es una solución muy económica que consigue modificar considerablemente la estética de nuestra cocina. Y además nos sirve para poder escribir la lista de la compra o el menú que vamos a cocinar durante la semana.
Otra posibilidad muy interesante y atractiva es aplicar una capa de pintura metálica debajo de la pintura de pizarra y así podremos colocar también imanes directamente sobre la pared.

0 0
Feed