La tarima y su mantenimiento

Son cada vez más habituales en las reformas la presencia de suelos laminados que popularmente conocemos como tarimas flotantes. Su calidad, calidez y comodidad lo convierten en una buena opción de confort y disfrute.

Su composición por derivados de madera y resinas de melamina de alta presión permite que no tenga que ser acuchillado ni barnizado pero sí disponer de un mantenimiento y cuidado diarios.

Primeramente debemos eliminar la suciedad persistente, en caso de tratarse de manchas rebeldes deberemos utilizar un limpiador potente de uso diario.
Por otro lado podemos encontrar pequeñas manchas fruto del dia dia, por eso existen en el mercado productos específicos para este tipo de suelos que nos permiten limpiar con una bayeta o mopa de microfibra simplemente con pulverizar sobre las manchas.

Es importante recordar que la limpieza que se realiza en este tipo de suelo debe ser siempre con poca humedad, todo ello a pesar de que su composición es de resinas artificiales. Una humedad excesiva y repetida provocará un deterioro irreversible.

0 0
Feed